jueves, 22 de noviembre de 2012

Keaton Henson - Grow up with me / Crece conmigo (poema)

Hoy nos vamos a salir un poco de nuestra línea y vamos a traducir no una canción, sino un poema del cantautor Keaton Henson, de quien ya hemos traducido otras canciones-poema. Esta vez ni siquiera tiene música, pero resulta aún así muy bonito oírlo recitado por el propio Henson en el vídeo que enlazo más abajo, perteneciente al Last.fm. Unos versos que invitan a soñar y a regresar a la infancia.

Quizás te interesen otros temas como:  Judging books by their covers, To your health, Small hands, You don't know how lucky you are, All things must pass, The best today, Sarah Minor, You, Teach me, Lying to you.

Let's run in fields and fear the dark together
fall off swings and burn special things
and both play outside in bad weather.



Let's eat badly
let's watch adults drink wine and laugh at their idiocy
let's sit in the back of the car,
making eye contact with strangers driving past
making them uncomfortable
not caring, not swearing, don’t fuck.


Let's both reclaim our superpowers
the ones we all have and lose with our milk teeth
the ability not to fear social awkwardness
to panic when locked in the cellar
still sure there's something down there
and while picking from pillows each feather
lets both stay away from the edge of the bed
forcing us closer together.


Let's sit in public, with ice cream all over both our faces
sticking our tongues out at passers by
let's cry
let's swim
let's everything.
Let's not find it funny lest someone falls over
classical music is boring
poetry baffles us both
as nothing that’s said is what’s meant
plays are long, tiresome, sullen and filled…
with hours that could be spent rolling down hills
and grazing our knees on cement.


Let's hear stories and both lose our innocence
learn about parents and forgiveness
death and morality
kindness and art
thus losing both of our innocent hearts
but at least we won’t do it apart.
Grow up with me.

Vamos a correr por los campos hasta sentir los dos el mismo miedo,
a caernos de los columpios, a prender fuego a nuestros objetos especiales
a jugar juntos bajo el mal tiempo.

Vamos a comer mal,
a mirar a los adultos beber vino y reírnos de su estupidez,
vamos a sentarnos en el asiento de atrás del coche
a mirar a los ojos a los extraños que pasan
e incomodarles
sin que nada nos importe, sin decir palabrotas, joder.

Vamos a reivindicar los superpoderes
que perdimos junto a los dientes de leche,
la habilidad para no temer a los problemas
ni sentir pánico al quedarnos encerrados en el sótano
aunque estemos seguros de que allí hay algo.
Y mientras cogemos de las almohadas cada pluma
vamos a alejarnos de los bordes de la cama
para estar más juntos.

Vamos a sentarnos en mitad de la calle con helado por la cara
sacándole la lengua a los transeúntes,
lloremos,
nademos,
hagamos de todo.
Vamos a reírnos si alguien se cae,
la música clásica es aburrida
y ni tú ni yo entendemos la poesía
porque ninguna palabra significa lo que es en realidad.
El teatro es largo, aburrido, triste y cansado...
en horas que podrían pasarse rodando por las colinas
y arañándonos las rodillas con el cemento.

Vamos a escuchar historias y a perder la inocencia,
a aprender cosas de los padres y el perdón,
la muerte y la moralidad,
la amabilidad y el arte,
y así perder nuestros corazones inocentes
pero al menos no hacerlo solos.
Crece conmigo.

4 comentarios: